Preventiva para recién casada que intentó matar a su marido y simular suicidio

La justicia de Quilmes dictó la prisión preventiva para la mujer recién casada que fue detenida junto a su ex pareja acusada de intentar asesinar a su marido y luego simular un suicidio con el fin de heredar sus bienes, informaron hoy fuentes judiciales.

La medida, que recayó en la acusada Leonor Báez (50), fue dispuesta por el juez de Garantías 1 de Quilmes, Luis Miguel Gabián, al pedido del fiscal de ese distrito, Ariel Rivas, quien le atribuye el delito de homicidio agravado por el vínculo en grado de tentativa.

También quedó con prisión preventiva en la misma causa la ex pareja de la mujer, Iginio Morales (48), añadieron los voceros.

El hecho tuvo como víctima a Héctor Eduardo Ramírez (44), quien hacía sólo 19 días que se había casado con Báez cuando fue golpeado y colgado de una viga de su gomería, situada en Mosconi y calle 853, de San Francisco Solano, partido de Quilmes.

Si bien inicialmente los acusados creyeron que habían matado a Ramírez, éste fue llevado en estado muy grave a un hospital, donde se repuso y denunció a su esposa y la ex pareja de ella por intento de asesinato.

En el marco de esta causa, los pesquisa procuran ahora determinar si los detenidos estuvieron vinculados con la muerte de un anciano al que Báez cuidaba y le cobraba la jubilación en la ciudad de La Plata en 2018.

El hecho por el que ahora la viuda negra y su ex pareja quedaron con prisión preventiva, ocurrió el 6 de marzo pasado en la gomería de Ramírez.

De acuerdo a las primeras pesquisas, vecinos vieron salir a Báez corriendo a la calle a pedir auxilio porque acababa de encontrar a su flamante marido colgado de una viga.

Según testigos, Báez, de nacionalidad paraguaya, manifestó que su esposo se había suicidado y, en medio de una crisis nerviosa, solicitó ayuda a sus vecinos, que llamaron al 911.

El hombre fue bajado de la viga por efectivos de la comisaría 4ta. De Quilmes y trasladado en un ambulancia al hospital de ese distrito, donde llegó grave pero con vida, aunque su mujer ya lo creía muerto.

Los días que siguieron al hecho, los investigadores comenzaron a sospechar sobre lo ocurrido, ya que la mujer primero dio indicaciones en el hospital para que nadie visitara a su marido y luego ella dejó de ir.

Las dudas de que Ramírez hubiera intentado suicidarse se acrecentaron con el correr de la investigación y se disiparon definitivamente cuando cinco días después del hecho éste volvió en sí y denunció que su esposa y el hombre que fue visto con ella en el lugar, que resultó ser su ex pareja, habían intentado matarlo, añadieron los informantes.

De su relato surgió que ese 6 de marzo, cerca de las 22.30, cuando cerraba su gomería, su mujer y el hombre lo golpearon en la cabeza, lo arrastraron hasta el fondo del local, le colocaron un cable alrededor del cuello y lo colgaron de una viga para simular un suicidio.

monte

MANHATTAN NUEVO 0002

PUBLI ALMACEN VISUAL 001

HUNTER NUEVO 0002

CONTACTO